Notificaciones de Actas

A los propietarios que no hayan asistido a la Junta se les notificará de modo fehaciente y detallado de los acuerdos que hayan tomado los presentes.
La «fehaciencia» es admitida en tres formas:
– Por conducto notarial, que es la más común tanto por entrega a mano del notario como por carta certificada con acuse de recibo remitida por el mismo notario.
– Por telegrama,
– Por entrega en mano y firma de recibo.

De ordinario estas dos últimas fórmulas no se utilizan, pues transcribir el acta de una reunión en telegrama no es práctico y el acuse de un recibo firmado en el duplicado de la misma acta requeriría un servicio de mensajería muy completo. La vía fehaciente normal es el conducto notarial, con el elevado coste que esto representa.

Es necesario efectuar esta notificación fehaciente a los ausentes cuando existen acuerdos que deben ser tomados por unanimidad o cuando la importancia o trascendencia, ya sea económica o de funcionamiento, hagan posible su impugnación por parte de algún propietario.

Es conveniente además utilizar esta vía con los propietarios que, aunque representados, no estaban físicamente presentes. El texto muchas veces indeterminado y genérico de una convocatoria respecto al acuerdo concreto, posibilitaría una impugnación futura, alegándose que no existía conexión entre lo anunciado y lo acordado y que por tanto no era suficiente la delegación concedida.

Ref. ISBN 84-08-01055-7

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *